Categorías
 
Usted está aquí: Inicio / Noticias / Las ventanas de aluminio, piezas clave estratégicas en el compromiso de eficiencia energética.

Las ventanas de aluminio, piezas clave estratégicas en el compromiso de eficiencia energética.

Compartir en:

El mundo de la construcción se ha convertido en uno de los sectores estratégicos a tener en cuenta debido a su capacidad para generar entornos más saludables y sostenibles.

 

De todos es sabido, por ejemplo, que las ventanas son un factor de enorme importancia a la hora de lograr edificios energéticamente eficientes. 

 

En concreto, las ventanas de aluminio no solamente son más sostenibles porque permiten un ahorro energético en el hogar, también lo son porque el aluminio es un material infinitamente reciclable, y no pierde sus propiedades durante este proceso.

 

De esta manera, el reemplazo de las ventanas en los edificios envejecidos, es una medida respetuosa con el clima que genera ahorros de energía a largo plazo.

 

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, así lo contempló cuando en su día publicó el “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia”. Un plan que ya lleva en marcha más de un año.


 

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

 

El “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia” fue elaborado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el contexto del proceso de restablecimiento de los efectos provocados por la COVID-19.

 

En este plan se contemplaba que, efectivamente, el apoyo al mercado de sustitución de ventanas, tiene la capacidad de generar ahorros de energía a largo plazo, reduciendo las emisiones de CO2 y allanando el camino hacia la neutralidad climática. Al mismo tiempo, es una buena forma de impulsar la renovación de edificios y lograr los planes energéticos y climáticos en línea con los compromisos de la UE.

 

El aluminio se convierte así, en un aliado estratégico en el compromiso de eficiencia energética.

Además, según la Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficie, el uso del aluminio en construcciones nuevas y rehabilitadas puede contribuir de manera definitiva a la renovación energética y a impulsar una nueva economía eficiente y sostenible.

 

El aluminio infinitamente reciclable.

 

La tasa de recuperación de productos de aluminio en el sector de la construcción es por defecto el 95%. Además, los recortes de los perfiles y la viruta de aluminio generada durante el montaje de las ventanas son enviados a centros de reciclaje para la producción de nueva materia prima.

 

El 70% del aluminio fabricado por la humanidad sigue estando en uso y su fabricación y reciclaje no genera residuos.

 

La calidad del aluminio no tiene rival, es único combinando ligereza, resistencia, durabilidad, aislamiento y reciclabilidad.

 
Compartir en: