Categorías
 
Usted está aquí: Inicio / Noticias / El aluminio, firme candidato para construcciones sostenibles

El aluminio, firme candidato para construcciones sostenibles

El papel del aluminio cobra cada vez más protagonismo en el elenco de materiales que nos encaminan hacia una economía circular
Compartir en:

 

El último Informe de Circularidad que acaba de publicar la AEA, Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficie, determina que el aluminio tiene un valor de circularidad medio mayor que el de la madera o el PVC. A la hora de plantear una construcción o proyecto, este material se convierte entonces en una de las opciones más sostenibles que los profesionales pueden elegir.

 

Lo encontramos en muchos de los objetos cotidianos del día a día: latas de bebidas, coches, aparatos electrónicos, aviones, electrodomésticos, ventanas, fachadas, construcciones… Hace algunos años, el presidente de la Asociación Española del Aluminio (AEA), Armando Mateos, afirmó que “se aspira a que el aluminio también pueda sustituir al plástico en muchas de sus actuales aplicaciones”.

 

Del aluminio se aprovecha prácticamente todo. El proceso del reciclaje del aluminio comienza con la recolección del material y su traslado a la planta de reciclaje. Una vez en la planta, se separa, se limpia y se aplasta creando grandes bloques. Más adelante, el aluminio se funde, creando de nuevo láminas de este material, listas para un nuevo uso. Hay que tener también muy en cuenta que el aluminio es un material que no pierde propiedades tras varios procesos de reciclado. 

 

“A la hora de producir aluminio reciclado, hace falta tan sólo un 5% de la energía que se empleó para su fabricación la primera vez”, explica el presidente de la AEA.

 

Por todo ello, no es de extrañar, que el último Informe de Circularidad que acaba de publicar la AEA, Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficie confirme que el aluminio es uno de los materiales con un valor de circularidad medio mayor que el de la madera o el PVC.

 

“El aluminio es uno de los materiales de primera línea en la transición hacia un economía circular, aquella en la que no se producen residuos porque son reutilizados como materias primas, lo que minimiza la extracción de nuevos materiales”

 

Tras la reciclabilidad y sostenibilidad del material, las empresas del sector destacan también la ligereza, la capacidad de conducción del calor y la electricidad, la maleabilidad, resistencia a la corrosión o la larga vida del mismo.

 

En el Informe de Circularidad se pretendía analizar los índices de circularidad del aluminio, el PVC y la madera, ya que son los materiales fundamentales en la construcción. Este sector está viviendo una contínua supervisión centrada en dirigir los esfuerzos hacia la no emisividad, la durabilidad, y el reciclaje de los materiales que componen las edificaciones.

 

Los resultados lo han dejado claro, el valor de circularidad medio del aluminio se sitúa en el 70%; casi el doble que la madera (con un índice medio del 39%), y casi el cuádruple que el plástico denominado PVC (con un índice medio del 19%).

 

Los graves problemas ambientales que genera la extracción de materias primas, la escasez de recursos y el modelo antiguo de economía lineal han derivado en la situación insostenible que vivimos actualmente. Apoyar iniciativas, proyectos, estudios e ideas que nos lleven a un futuro en el que podamos emplear materiales reciclados una y otra vez, es fundamental y necesario. 

 

Puedes consultar el informe completo aquí: http://bit.ly/InformeIC-aluminio



 

Compartir en: