Categorías
 
Usted está aquí: Inicio / Noticias / Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios: un paso más en la disminución de emisiones de CO2

Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios: un paso más en la disminución de emisiones de CO2

Compartir en:

La reducción del consumo de energía y la prevención del gasto energético es uno de los objetivos esenciales existentes dentro del ámbito de la Unión Europea. Es por ello que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Instituto de Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) pusieron en marcha los programas PREE para la Rehabilitación Energética de Edificios.

 

¿La finalidad? Ayudar a las comunidades de propietarios y particulares a mejorar las condiciones de sus viviendas para hacerlas más sostenibles, reduciendo así el consumo de fuentes de energía fósiles y las emisiones de gases contaminantes, y con ello aumentando la calidad de vida y la salud de sus propietarios.

 

La sustitución de ventanas por otras que mejoren la eficiencia energética de la vivienda es una de las acciones subvencionables.

 

“El consumo de energía en los edificios residenciales y comerciales representa aproximadamente el 40% del consumo total de energía final y el 36% de las emisiones totales de CO2 de la Unión Europea”

 

Mantener acciones encaminadas a fomentar el uso de aparatos y elementos que sean eficientes energéticamente es fundamental. De esta manera se contribuye al cumplimiento de la reducción del consumo energético. 

 

Para informarte sobre las subvenciones y ayudas del Ministerio puedes acudir a la página oficial del IDAE en este link. Las solicitudes pueden presentarse hasta el 31 de julio de 2021.

 

 

Estas ayudas pueden ser solicitadas por personas físicas o jurídicas de naturaleza privada o pública, propietarias de edificios existentes, comunidades de propietarios, propietarios que de forma agrupada, empresas explotadoras, arrendatarias o concesionarias de edificios, empresas de servicios energéticos (ESEs), o proveedores de servicios energéticos, entidades locales, comunidades de energías renovables, las comunidades ciudadanas de energía y los ayuntamientos, diputaciones provinciales o  entidades locales.

 

Cambiar las ventanas, la acción que reduce casi en un 50% el consumo energético del hogar

 

Una buena manera de ahorrar en la factura de la electricidad y, por tanto, reducir el consumo energético y las emisiones de CO2 a la atmósfera es la renovación de las ventanas del hogar.

 

La capacidad de aislamiento de las ventanas y puertas acristaladas, es uno de los puntos clave a la hora de tener una vivienda energéticamente eficiente.

 

¿Y qué parámetros se estudian concretamente en las ventanas para ver si pueden ayudarnos a ahorrar y ser más sostenibles? Pues parámetros como la permeabilidad al aire, el coeficiente de transmisión térmica del vidrio, el factor solar, el coeficiente de transmisión térmica del marco y el porcentaje de marco.

 

Teniendo en cuenta todos estos ítems, se fabrican ventanas y puertas que contribuyen a que la vivienda mejore sus condiciones, aumentando la calidad de vida y salud de los propietarios.

 

Ventanas con marco de aluminio y Rotura del Puente Térmico, RPT

 

El aluminio es la opción que, desde Extrual, vemos más aconsejable a la hora de plantear un cambio de ventanas en el hogar por muchas razones, entre ellas por su capacidad de aislamiento térmico, el cual mejora considerablemente gracias a la aplicación de la Rotura del Puente Térmico.

 

La capacidad de aislar de una ventana está condicionada tanto por el vidrio como por el marco. Además, hay que tener en cuenta la permeabilidad al aire, otro factor que nos habla de las infiltraciones de aire de la estructura. Las ventanas de aluminio con RPT tienen transmitancias muy bajas y no pierden su capacidad impermeable.

 

“La RPT consiste en intercalar un material poco conductor entre la cara externa e interna de la carpintería de aluminio”

 

La RPT en perfiles de aluminio se obtiene por inserción de varillas aislantes de poliamida, reforzadas con un 25 % de fibra de vidrio. Así se crea una barrera aislante continua que impide la transmisión de calor. 

 

Otras razones por las que elegir ventanas con marcos de aluminio

 

El confort acústico, la estética, los acabados y la seguridad, son también otros factores a tener en cuenta a la hora de buscar la ventana que mejor cubra nuestras necesidades.

 

Los acabados de aluminio, ya sea lacado o anodizado, son los más duraderos. El aluminio es también un material resistente al fuego, lo que le convierte en un elemento extra de seguridad. Además, el aluminio es el material más duradero y el que más capacidades dimensionales ofrece, siendo idóneo para que nuestras ventanas luzcan tal y como queremos. 

 

Otra de sus ventajas es que es un material 100% reciclable y con un ciclo de vida circular. Esto quiere decir que una vez extraído de la naturaleza siempre se puede volver a fundir y hacer nuevas ventanas sin perjudicar de nuevo el medio ambiente.

 

Las ayudas para el ahorro y la eficiencia energética se han convertido así en un elemento fundamental para la incentivación del ahorro energético y concienciación social sobre la necesidad de la reducción de la emisión de gases contaminantes y utilización eficiente de la energía. 

 

Desde Extrual animamos a las personas a concienciarse de la importancia de elegir bien los materiales de nuestro hogar para contribuir así a un mundo más sostenible y más en sintonía con la naturaleza.

 

 

 

 
Compartir en: