Categorías
 
Usted está aquí: Inicio / Noticias / Artículos técnicos / Cómo evitar condensaciones en ventanas de aluminio

Cómo evitar condensaciones en ventanas de aluminio

Compartir en:

Despertar por la mañana en una fría noche de invierno y admirar la pradera cubierta de rocío desde la comodidad de su hogar puede ser uno de los placeres de la vida. Sin embargo, no ocurre lo mismo cuando la humedad se produce en tu ventana y no te deja ver el paisaje. Esas gotitas de agua llamadas condensaciones están por todas partes; en la ducha, en el coche, al limpiar las gafas, en la copa de vino blanco… Por suerte, hemos recopilado algunos consejos para evitar este fenómeno tan molesto en tus ventanas de aluminio.

Antes de nada, debemos distinguir entre condensaciones superficiales e intersticiales. Las primeras son las que se producen sobre la superficie interna y se manifiestan en pequeñas gotitas de agua. Las segundas, se manifiestan en el interior del muro y solo son perceptibles en forma de manchas de humedad. Hoy trataremos las superficiales.

 

evitar condensaciones en ventanas de aluminio

 

Para que se produzcan condensaciones tienen que darse varias condiciones. La primera, que exista una diferencia de temperatura entre el aire y la de la superficie de los vidrios o marcos. Otro factor que interviene es la humedad relativa, que es la cantidad de vapor de agua del ambiente. Por último, la temperatura de saturación del aire, o punto de rocío, siendo la temperatura a la que empieza a condensarse el vapor de agua. Para comprender cómo surgen las condensaciones vamos a utilizar el ejemplo ilustrado en la siguiente gráfica:

calculo condensaciones en ventanas de aluminio

 

Supongamos un ambiente interior a 22ºC con una Humedad Relativa (HR) del 65%. Esta atmósfera contiene una determinada cantidad de agua en forma de vapor (11 gr/Kg aire seco). Si este aire se enfriase hasta los 15ºC sin variar esta concentración, se alcanzaría el punto de saturación (HR=100%). Esto quiere decir que el aire ya no admitiría más vapor, y pasaría a convertirse en agua. Por lo tanto, si este aire toca una ventana de aluminio o un vidrio que está a menos de 15ºC sufrirá condensaciones. No obstante, las causas tendrán que ver con con la concentración de vapor de agua, la temperatura del ambiente y unas ventanas mal aisladas. Estos problemas pueden llegar a generan humedades, manchas, desconchones en la pintura e incluso moho, por ello, vamos a ver algunas soluciones a las condensaciones en ventanas de alumino según el motivo:

 

EXCESO DE HUMEDAD RELATIVA

 

  • No secar ropa en la habitación o realizar deporte (en ese caso, ventilar)
  • No cerrar las cortinas para dejar que se ventile mejor la ventana
  • Ventilar la estancia habitualmente reduciendo la humedad
  • Utilizar deshumidificadores

 

TEMPERATURA DEL AMBIENTE

 

  • No tener excesivo calor en casa, ya que aumenta la concentración de vapor
  • Utilizar termostatos que regulen la temperatura del aire
  • Cerrar las persianas para que las ventanas no estén tan frías
  • Incorporar a la vivienda sistemas de climatización por aire.

 

VENTANAS MAL AISLADAS

 

  • Una mala colocación puede hacer que tu ventana este mal aislada
  • Tapar las rendijas que dejen pasar aire, ya que bajan la temperatura del marco
  • Cambiar las ventanas por unas con Rotura de Puente Térmico y Clase 4 de permeabilidad al aire

 

En nuestro catálogo comercial puedes encontrar multitud de ventanas que reducirán considerablemente las condensaciones.

Por ejemplo, nuestro novedoso sistema E-65, con una RPT de 24 mm. que permite acristalamientos de hasta 50 mm. que proporciona un comportamiento frente a la transmisión térmica inmejorable.

ventana de aluminio sin condensaciones

 

Enlaces de interés:

Serie E-65 [Aquí]

Compartir en: