Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Usted está aquí: Inicio / Noticias / Artículos técnicos / Acabados: El lacado del aluminio

Acabados: El lacado del aluminio

Compartir en:

El lacado del aluminio consiste en la aplicación electrostática de una pintura en polvo a la superficie del aluminio. Las pinturas que se utilizan para este acabado son resinas de poliéster o poliuretano. Cabe destacar la gran resistencia de estos acabados a los rayos UV, los agentes atmosféricos y la corrosión.

Una de sus principales ventajas del lacado es que existe una gama de colores muy amplia. Todas las posibilidades de coloración y tonalidades están reflejadas en la carta RAL, que es un estándar que atribuye a cada color un código de 4 dígitos.

Se pueden usar dos tipos de plantas para el proceso; horizontal o vertical. El sistema utilizado por Extrual es el de lacado vertical, donde los perfiles a lacar se suspenden de unos ganchos, quedando así en esta posición.

En Extrual ponemos a disposición del cliente una ilimitada diversidad de colores, con el fin de dar respuesta a los requerimientos estéticos de cualquier sector. Este tipo de tratamiento superficial añade al lacado un acabado estético que simula las vetas de la madera. Cada variedad está compuesta por una base de color y un film decorativo.

 

¿En qué consiste el proceso de lacado del aluminio?

 

  1. Limpieza de la superficie

Se pulveriza una solución acuosa de carácter ácido para dejar la superficie limpia de grasas, polvo o cualquier otro resto de suciedad que pueda quedar tras el proceso de extrusión.

 

  1. Ataque de la superficie

Mediante este proceso se elimina la capa natural de óxido del aluminio. Este proceso puede desarrollarse tanto en un medio ácido como en uno alcalino.

 

  1. Conversión de la capa de anclaje (imprimación)

Esta es una de las fases más importantes del proceso. Se impregnan los perfiles con una solución que les aporta adherencia. Posteriormente se llevan los perfiles a un horno de secado para prepararlos para la siguiente fase.

 

  1. Aplicación de la pintura

Este es el tratamiento que define el proceso de lacado. Una serie de pistolas electrostáticas con carga positiva, pulverizan la pintura en polvo sobre los perfiles, con carga negativa. De este modo, la pintura queda adherida a la superficie.

 

El lacado del aluminio

 

  1. Polimerización en horno

En esta fase se realiza el termo-endurecimiento de las resinas. Se introducen en unos hornos de convección de aire a una temperatura de entre 180 y 200ºC durante unos 20 minutos, lo que funde las resinas adhiriéndolas finalmente al perfil. Los espesores que se consiguen son muy uniformes, de 60 a 80 micras.

 

Posteriormente se pasaría a realizar los ensayos requeridos por el órgano certificador de los sellos de calidad; QUALICOAT (SEASIDE), QUALIDECO.

Para el mantenimiento de puertas y ventanas de aluminio lacado, es recomendable utilizar productos neutros y elementos no abrasivos. De este modo, la protección se conservará durante muchos años.

 

Enlaces de interés

Carta RAL [Aquí]

Vídeo AEA [Aquí]

Otros artículos relacionados

Acabados del aluminio: el anodizado [Aquí]

 

¿Te ha parecido interesante este artículo sobre el proceso del lacado del aluminio? ¡Compártelo!

Compartir en: